Contact Us:

670 Lafayette Ave, Brooklyn,
NY 11216

+1 800 966 4564
+1 800 9667 4558

tienda de ropa que ya usa facturación electrónica

El avance de la masificación de los comprobantes de pago electrónico en el Perú se hizo evidente el año pasado. El 92% de las ventas de las empresas, al cierre del 2020, se efectuaron empleando los medios de facturación electrónica, según SUNAT.

Durante el encuentro virtual Taller Internacional sobre Facturación Electrónica y Análisis de Datos, organizado por la SUNAT y el Fondo Monetario Internacional (FMI), con la participación de especialistas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se informó el avance de la incorporación de sistemas de emisión electrónica a empresas peruanas (algunas por norma y otras de forma voluntaria). 

Justamente, el FMI viene desarrollando investigaciones y análisis tendientes a identificar los impactos que está generando el proceso de masificación en la implementación de la facturación electrónica en el Perú y los incentivos para que ésta sea adoptada por las diferentes empresas. El estudio demostró que la facturación electrónica incrementó las ventas, la compras y el valor agregado de las pequeñas y grandes empresas en el primer año que la adoptaron. Asimismo, el impacto positivo aumentó en los trimestres subsiguientes a la fecha de adopción obligatoria.

El estudio también señaló que este incremento exponencial en el uso de facturación electrónica se debe a algunos segmentos de empresas que aún no tenía que utilizarla de forma obligatoria. Sin embargo, mantenían relaciones con empresas que sí y decidieron adoptarla tempranamente. Por otro lado, la investigación busca diferenciar los impactos de acuerdo a la magnitud de variables tales como la cantidad de transacciones realizadas con empresas obligadas a usar la facturación electrónica, o las características de las compañías (tamaño, sector, cliente, proveedor, entre otros).

Cabe resaltar que este moderno sistema de facturación que ha sido implementado en los últimos años en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe y, de acuerdo con diversos estudios del FMI, no solo permite la expansión progresiva de la base tributaria, sino que adicionalmente genera una mayor competitividad en las empresas, al reducir los costos de facturación e incentivar su transformación digital.