cliente usando tienda online de ropa

Seguramente ya te percataste que con implementar una tienda online los clientes no empiezan a llegar solos. No te preocupes, es parte del camino ir construyendo tu nombre en el mundo digital. Sin lugar a dudas, incrementar tus ventas debe ser tu prioridad en este momento, pero no olvides que construir una marca reconocible y de confianza es también muy importante. Utiliza estos métodos que te compartimos:

Tráfico desde redes sociales

Según un estudio de Ipsos Perú, en el 2020 más de 13 millones de personas utilizan redes sociales, de las cuales un 93% usa Facebook y un 60% Instagram. En estas redes sociales puedes colocar el link para ir a tu website, pero también puedes implementar tiendas en tus mismos perfiles, enlazados a los productos en tu página.

Diversifica tus opciones de pago 
Actualmente las personas prefieren medios de pagos digitales. No pierdas un cliente por algo tan absurdo como que no pueda encontrar un método de pago que le acomode. ¿ Cuál te recomendamos utilizar? ¡Todos! Solo así te aseguras que ese no es un motivo de abandono de compra en tu web.

Genera sentido de urgencia
El sentido de urgencia en una promoción le da el estímulo necesario a los consumidores para concretar las compras. Usa frases como “Tiempo limitado”, “Últimos disponibles” o “Cierra puertas” en tu comunicación cuando implementes promociones o descuentos.

Testimonios de clientes

Un cliente satisfecho y sincero atraerá más clientes y le dará respaldo a tus productos o servicios. Si lo consideras necesario, coloca una pequeña sección de testimonios en tu web. 

¿Te interesa el tema del Comercio Electrónico en el Perú? Te invitamos a leer nuestra nota E-commerce: Perú movió US$ 6,000 millones el 2020 en el TumiBlog.

Más notas del ESPECIAL PYME

Nueva fecha límite para implementar la Facturación Electrónica

¿Vendes por Internet? Conoce tus obligaciones tributarias

3 Maneras de fidelizar a los clientes de tu emprendimiento

5 Razones para dejar de usar papel en tu negocio

5 razones por las que ya deberías estar usando Facturación Electrónica